Latinbackpackers - Latin Bkps Travel Agency
Lenguaje / Language: Español | English
Hostelling International Argentina
Argentina > Patagonia Norte > Villa La Angostura > Actividades >

Pesca con Mosca

Pesca con Mosca
Mas sobre
Villa La Angostura
Más paquetes »

Share on Facebook

La pesca con mosca involucra conocer el medio en donde se desarrollará la pesca, así como poseer un amplio conocimiento previo sobre que insectos (“entomología”) habitan los ambientes y cuales prefieren los peces, como se mueven los mismos al comer cada tipo de insecto. La diferencia del arte de la pesca con mosca seca, es que podemos, usualmente, ver claramente las truchas y aquello que comen, mientras que al pescar con “ninfas” o mosca mojada con líneas de hundimiento, los peces permanecen ocultos bajo la superficie. La mosca se trabaja lentamente imitando el desplazamiento de crustáceos o ninfas.

El éxito de este tipo de pesca depende de los conocimientos previos sobre las características del pesquero y el empleo del equipo adecuado. No es necesario conocer los nombres científicos de los insectos que componen la dieta de las presas, pero si debemos ser capaces de reconocer la diferencia entre una larva de Cádiz y una ninfa de “stonefly” o un crustáceo. Es importante conocer que cada familia de insectos, en sus diferentes estados se mueve y eclosiona en forma diferente, generando en la trucha, movimientos característicos que debemos identificar para reconocer que presa están tomando. La alimentación de los salmónidos en los ríos y sus ámbitos es la mejor guía para determinar que elementos hay que utilizar y cuales deben ser las técnicas para la captura. Las truchas buscan alimento con más frecuencia en la franja que va desde la superficie Uno de los errores mas frecuentes al cual se debe la mayoría de los fracasos, es el posicionamiento de la línea y el líder en el agua, y la forma en que se trabaja el artificial.

Para realizar una correcta presentación de la mosca, se puede recurrir a pequeñas correcciones de la línea en el aire o en la superficie del agua, con el objetivo de lograr una deriva natural. También se puede liberar tensión en la línea, para evitar movimientos que afecten el correcto accionar del artificial. Cabe destacar que la pesca con mosca depende en un 90% de nuestros conocimientos y destrezas y solo un 10% de nuestros equipos. Gastar sumas excesivas de dinero en equipos será más improductivo que realizar dicha inversión en cursos para mejorar el cast y nuestros conocimientos sobre técnicas e implementos de pesca. Como trabajar la mosca: Las moscas o artificiales pueden trabajarse de infinidad de maneras, tantas como pescadores y pesqueros haya. Las mismas, pueden acompañar la corriente o ir en contra de la misma, en todas las variaciones de profundidades posibles. La elección de la forma de mover el artificial está íntimamente relacionada con la actividad de los insectos y la modalidad que hacen al engaño más efectivo. Es evidente que los diferentes estadios de los insectos como ninfa o adulto tienen características bajo el agua. Al trabajar imitaciones de pupas se procede a dejar hundir las mismas y realizar tirones y dejarla caer con el objetivo de simular de manera efectiva su comportamiento. Hay que utilizar el conocimiento de entomología para utilizar cada mosca, al máximo de sus posibilidades. En sitios muy frecuentados por los aficionados es recomendable evitar los modelos clásicos a los que las presas ya conocen y están acostumbradas a esquivar.

Castear aguas arriba sin pasar la línea o leader por encima de la trucha. El círculo de visión de la trucha (una línea de 45 grados hasta la superficie) es más amplio en las profundidades y se achica a medida que esta se acerca a la superficie. Mover exageradamente la mosca cuando esta a la vista es contraproducente en ocasiones y por lo contrario realizar movimientos suaves en las zonas donde la trucha no posee capacidad de distinguir claramente incita una respuesta instintiva. En días en donde las aguas que se presentan con sedimentos o poco claras es recomendable utilizar moscas grandes con patas de goma, que producen vibraciones y de esta manera interesar a las presas Técnica para ríos: El arte de “leer las aguas” implica saber o suponer donde estarán las presas en el curso de agua y distinguir sus preferencias y costumbres. Requiere observación, aprendizaje y mucha práctica. El primer paso para detectar la presencia de las posibles presas en los ríos es reconocer las diferentes estructuras, como correderas bajas, con fondos de piedras chicas, medianas o grandes, correderas de mayor profundidad y pozones con sus cabeceras, colas y diferentes variantes, también llamadas aguas blancas. A su vez aguas chatas, de mayor o menor profundidad, con fondo de arena o grabas finas, juntas de aguas y aguas con vegetación sumergida o cubriendo las orillas, tales como sauces y otros juncos.

Cada río posee una dotación particular en cuanto a su estructura, caracterizándose aquellos de gran extensión y caudal, y otros de menor magnitud que generalmente son afluentes de estos últimos. También se diferencian por sus características topográficas, que determinan su paisaje y las especies que lo pueblan. Las variaciones en los niveles del agua que se dan, en las diferentes temporadas de pesca, son causadas por los fenómenos climáticos ocurridos, meses antes de comenzadas las mismas, es por esto que el pescador debe considerar como afectará el desarrollo de la pesca. Localizar las presas en los ríos, es estratégico para el éxito de la jornada. Una vez reconocidos los lugares en donde se especula que se encuentran las presas, se procede a acercarse con el mayor sigilo y disponer a observar a las aguas en búsqueda de señales que denoten la presencia de peces alimentándose. Estas son una subida, salpicaduras, movimientos en la superficie del agua, un salto o el escape desesperado de alguna presa. En los ríos patagónicos, se puede observar jóvenes pejerreyes o inclusive pequeñas truchas huir escandalosamente ante la presencia de un depredar de gran tamaño. Observar con cautela a distancia de la orilla durante 10 minutos, previos a comenzar la pesca, brinda la posibilidad de identificar con que y donde se alimentan las presas, decidir que elementos utilizar y como realizar los lanzamientos a los lugares deseados. Al mirar de cerca a las truchas podremos descubrir claramente de que se están alimentando. En ríos como el Chimehuin, podemos observar claramente los peces desde las orillas altas, e inclusive en algunos pozones.
Este concepto “rise” se refiere a la reacción de las truchas bajo el agua y describe las diferentes reacciones y movimientos bajo la superficie. La vista, en gran parte de los animales de presa, es el sentido en que se depende para localizar y elegir la estrategia para capturar a la presa. Podemos visualizar las presas en la superficie o a media agua. Los pescadores debemos asumir el papel de cazadores e incitar en las presas dichos instintos para lograr una captura. Al acercarnos a la orilla es conveniente realizar los primeros lanzamientos al margen del río mas cercano a nosotros mismos, aprovechando la posibilidad de la presencia de presas. Las truchas ven dentro y fuera del agua y son capaces de detectar vibraciones anormales en su medio a través de su línea lateral. Es por esto que debemos aproximarnos a la orillas e introducirnos al agua, con la mayor cautela tratando de alterar lo menos posible el curso de la corriente. Nuestros movimientos deben camuflarse con la misma, así como nuestro cast. Durante el comienzo de temporada, los ríos arrastran mayor cantidad de sedimentos y el agua toma una coloración lechosa o blanquecina que dificulta la visibilidad de las truchas. A su vez, encontramos las truchas menos concentradas que en los finales de temporada. Hay que observar con cuidado en las profundidades por algún reflejo de luz provocado por el movimiento de los peces. Los ríos: Los ríos se caracterizan por la velocidad de sus aguas, algunos con corrientes rápidas y otros con corrientes mansas. En las aguas mansas las truchas poseen más tiempo para seleccionar su presa al alimentarse. Por esta razón el pescador tendrá un desafío mayor al presentar su engaño. Todos los insectos terrestres que rondan los márgenes de los ríos son alimento potencial en cualquier estado de desarrollo. Las aguas de los ríos hospedan mucho más insectos debido a que recorren zonas con mayor vegetación en sus riberas. Las crecidas provocadas por los deshielos y sus secuelas en el plano aluvional generan modificaciones en el cauce de los ríos e introducen nuevas fuentes de alimentos al sistema. El mismo efecto, en menor medida, suele producirse por la acción de las lluvias El desplazamiento de los salmónidos de los grandes lagos hacia los ríos, tiene como objetivo completar el ciclo reproductivo y hallar un lugar adecuado para el desove. Aunque algunos ejemplares permanecen toda su vida en los ríos. Las truchas se suelen ubicar en los pozones a largo del curso de río. En los mismos se encuentra la temperatura adecuada, abundante alimentación y espacio para demarcar su territorio a diferencia de los lagos, en donde las truchas deben desplazarse en busca de alimentos. En los ríos las mismas toman una actitud expectante. Las truchas buscan alimento con más frecuencia en la franja que va desde la superficie hasta un metro y medio debajo de ella. Lagos: La mayoría de nuestros lagos poseen una costa rocosa, generalmente cubierta de piedra bocha o canto rodado. Este ambiente es ideal para el desarrollo de los cangrejos, alimento básico de los salmónidos en tales ámbitos. Los bordes de los beriles cercanos a la costa son ámbitos predilectos de crustáceos, insectos y cangrejos, y en consecuencia se encuentra alta concentración de truchas, alimentándose en los mismos. Además de los beriles, diversos accidentes geográficos, como juncos ribereños, pequeñas bahías, pedregales costeros, bocas de arroyo, penínsulas o piedras, resultan efectivos. Playas muy parejas y con arena fina son lugares donde difícilmente encontraremos a los salmónidos alimentándose. La inmensa dimensión del lago Nahuel Huapi presenta innumerables accidentes geográficos como islas, brazos, ríos y arroyos que desaguan en sus costas. Cabe destacar que el rendimiento de los lagos tiene picos positivos cuando las temperaturas son altas en los periodos más calidos, a diferencia de los ríos donde se obtienen a comienzos y a final de temporada. Cuando las temporadas presentan bajos caudales de agua muchas truchas no alcanzan a alimentarse de manera suficiente debido a que ciertas zonas se encuentran restringidas y se lanzan en búsqueda de comida en los meses de enero y febrero.

El viento: El viento juega un papel fundamental en la jornada de pesca. Frente a vientos fuertes el pescador está obligado a emplear equipos pesados, con línea 7 a 10 con el objetivo de ganar distancia y planchar el viento. Temperatura del agua: Los peces son organismos de sangre fría y su metabolismo está determinado por la temperatura de su medio. Pequeñas variaciones de la misma, generan grandes cambios en el comportamiento de los mismos. Estas variaciones también afectan la capacidad del agua de mantener el oxigeno disuelto. Actualmente el aficionado dispone de muchas fuentes de información de diversos formatos, como revistas, libros, videos y hasta internet, que le permiten en un periodo relativamente corto de tiempo, interiorizarse en el arte de la pesca con mosca. Esta abundancia de información contrasta con el pasado en donde los pescadores se nutrían de las experiencias compartidas y de escasa bibliografía extranjera.




Homepage | Argentina | Paquetes | Hostels | Descuentos | Contacto | Versión móvil | Diseño y Desarrollo: Immagen

DERECHOS DE AUTOR
Los documentos contenidos en este sitio Web son propiedad intelectual de los respectivos autores y sus colaboradores.
Todo el material es obtenido de fuentes internas y/o públicas. El mismo es provisto como un servicio a la comunidad y con fines informativos exclusivamente.
Los respectivos autores retienen el copyright sobre las fotografías utilizadas en LatinBackpackers®.
En caso de uso indebido de material protegido, rogamos nos lo comunique a info@latinbackpackers.com

MARCAS REGISTRADAS
LatinBackpackers®, marca y logo son Marcas Registradas. Todos los otros nombres comerciales y marcas mencionadas en banners, artículos e información editorial son Marcas Registradas de sus respectivos propietarios. LatinBackpackers© 2004- 2014 . Todos los derechos reservados